Escacez de alimentos y aguagoteoNetafimSeguridad alimentariaSoluciones de riego

Los nuevos modelos de ayuda y la tecnología israelí pueden ayudar a alimentar al mundo

Por Elad Levi, Director General de Netafim, Jefe de África

No genera titulares sensacionales, pero un problema que afecta a cientos de millones de personas, especialmente en África, nos ha acompañado a lo largo de los siglos: la pobreza y el hambre. La buena noticia es que una solución está a nuestro alcance.

Echemos un vistazo a los hechos. Alrededor del 75 por ciento de los países más pobres del mundo se encuentran en África, y casi 415 millones de personas viven en la pobreza extrema en el África subsahariana. Casi el 50 por ciento de la población del África subsahariana vive con $ 1.90 al día o menos, y aproximadamente una de cada tres personas está desnutrida. La pobreza es la principal causa del hambre en África y en otros lugares. Además, alrededor del 70 por ciento de las personas más pobres del mundo viven en áreas rurales y dependen de la agricultura y las actividades relacionadas para su subsistencia. La mitad de los hambrientos del mundo son de familias de agricultores. Cada 10 segundos, un niño muere de una enfermedad relacionada con el hambre, y se estima que aproximadamente la mitad de estos niños son africanos.

Los gobiernos occidentales y las organizaciones de ayuda generalmente abordan este problema ofreciendo caridad, cereales, fertilizantes, maquinaria agrícola y otros tipos de insumos a los gobiernos africanos. Desafortunadamente, esta fórmula ha fallado.

Como Director General de África para Netafim, pionero del riego por goteo, yo y mi empresa podemos ofrecer una perspectiva diferente para combatir la escasez de alimentos. Después de penetrar la tecnología de goteo en los mercados occidentales durante los primeros 30 años de nuestra existencia, Netafim se ha enfocado en mercados emergentes como India y África durante las últimas dos décadas.

Sistema de goteo familiar de Netafim. Foto de Moshik Brin para Netafim.

La situación actual de pérdida-pérdida
Dado mi papel en Netafim, tuve la oportunidad de ver personalmente cómo operan en África los pequeños agricultores, los cultivadores de mediana escala y las grandes corporaciones. En el mejor de los casos, la mayor parte de la ayuda externa que llega al continente se ha utilizado como una solución temporal de curita que rara vez se centra en la causa raíz del problema. Mientras tanto, los sectores de agua y agricultura de África continúan luchando, y los productores apenas sobreviven como agricultores de subsistencia, y mucho menos prosperan como agricultores comerciales.

Esto, a su vez, ha llevado a muchos africanos potencialmente productivos a emigrar a Occidente, especialmente a Europa. Allí encuentran trabajo y envían la mayoría de sus ganancias a casa para apoyar a sus familias. En lugar de contribuir a las economías de sus hogares, estos emigrantes solo están enriqueciendo a los países ricos.

Occidente está enfrentando desafíos de inmigración masiva al gastar recursos tremendos en la construcción de campamentos de refugiados y la absorción de estos recién llegados a la sociedad. Los africanos que eligen quedarse en casa, mientras tanto, pueden convertirse en amenazas potenciales tanto dentro como fuera de sus fronteras, ya que el hambre y la pobreza son una receta para la radicalización.

Las tendencias macro que emanan de la pobreza y el hambre no están localizadas, sino que tienen un efecto dominó en todo el mundo, particularmente a la luz de la creciente globalización. Claramente, esta es una situación de perder-perder para el Oeste, y más importante, para África.

Cambiando el modelo de ayuda tradicional
Para cambiar las cosas, debemos transformar el modelo de ayuda tradicional y enfocarnos en tres áreas que están en la raíz del problema del hambre en África: falta de infraestructura, falta de financiamiento y mentalidades equivocadas de quienes toman decisiones.

Primero, los gobiernos africanos necesitan invertir la ayuda que reciben en infraestructura para facilitar la agricultura. En Perú, por ejemplo, el gobierno ha canalizado grandes sumas de ayuda para hacer accesible el agua a presión a través de decenas de miles de hectáreas de tierras cultivables. En lugar de confiar en la caridad y los milagros, los países africanos necesitan crear una base para garantizar el éxito tanto en los tiempos buenos como en los malos. Esto se puede lograr invirtiendo en soluciones tecnológicas. La tecnología de goteo de Netafim es un ejemplo de ello. El goteo es un método de riego comprobado y rentable que ha ayudado a que los sectores agrícolas en Israel, India, Brasil y otros lugares prosperen al permitir que los productores superen las limitaciones climáticas y otras.

En segundo lugar, es necesario desarrollar programas financieros simples que permitan a los agricultores y corporaciones africanos pasar de la agricultura de subsistencia a empresas comercialmente sostenibles y en crecimiento. Las instituciones financieras internacionales, las agencias de ayuda, los bancos locales y los gobiernos deben hacer que el financiamiento para el agua y la agricultura esté fácilmente disponible sin demandas colaterales draconianas. Al implementar un enfoque tan responsable, los productores podrán aprovechar las soluciones tecnológicas que hasta ahora han estado fuera de su alcance.

En tercer lugar, los países africanos deben dejar de confiar en la ayuda. Paralelamente, Occidente debe transformar su modelo de ayuda de caridad a inversión de impacto, por lo que las inversiones se pueden monitorear, evaluar y medir de acuerdo con indicadores financieros como la tasa interna de retorno (IRR) y el período de recuperación. En lugar de ofrecer alimentos e insumos, Occidente debe proporcionar infraestructura y capacitación agrícola. En lugar de construir campamentos de refugiados y programas de integración de inmigración multimillonarios en Europa, Occidente necesita ayudar a los africanos a crear economías sólidas y sostenibles.

En la década de 1950, por ejemplo, Israel desarrolló el National Water Carrier mientras promovía la tecnología de riego por goteo de Netafim. Al hacer que el agua sea de fácil acceso para las granjas en todo el país, el gobierno israelí permitió a los productores aumentar la productividad y reducir significativamente el consumo de agua. Como resultado, el país se transformó de un importador de alimentos a un exportador mundialmente reconocido de productos de alta calidad. India está siguiendo su ejemplo hoy con la introducción de programas de microirrigación e irrigación comunitaria que están sacando a la pobreza de millones de personas, mejorando los medios de vida individuales y comunitarios, y empoderando a las unidades de mujeres y familias. Y en África, Etiopía se ha comprometido a una producción de azúcar autosuficiente al invertir en el proyecto Welkite.

Foto de Moshik Brin para Netafim.

Al ofrecer una solución integral,
creo que necesitamos una solución integral que aborde el ecosistema de agua e infraestructura de cada país. Para lograr este tipo de solución, se deben implementar centros de capacitación / capacitación, educación y consultas regionales para productores. Además, la viabilidad comercial de los agricultores debe aumentarse ayudándolos a vender productos a precios justos, monitoreando los precios, almacenando alimentos en ubicaciones centrales y asegurando que los alimentos no se pudran cuando se transportan desde el campo hasta la tienda. Para aprovechar al máximo los subsidios del gobierno, dicha ayuda debe ser reasignada de manera inteligente a áreas que tienen un impacto a largo plazo, como la educación.

Estos pasos no solo darán a todos acceso a alimentos saludables y asequibles, un componente básico de cualquier sociedad exitosa, sino que también conducirán a cambios macroeconómicos. La economía mejorará , la emigración disminuirá y los gobiernos cambiarán su enfoque hacia la educación y otros temas relacionados con el crecimiento. A nivel individual, los agricultores mejorarán sus medios de vida, las mujeres tendrán más poder y los jóvenes permanecerán en la agricultura debido
a las técnicas agrícolas más fáciles. Y las madres tendrán más tiempo para educar a sus hijos, lo que conducirá a un mejor nivel de educación y calidad de vida.

Como puede ver, el hambre y la pobreza no tienen por qué ser un destino; Se pueden resolver de una vez por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *